El valor del valor de las palabras

por zerimarzo

A raíz de uno de esos estudios a última hora para el examen de macro, tuve uno de esos momentos semi-místicos en los que sentís que entendés el sistema y lo ves replicado en múltiples procesos naturales y sociales. Aquí un ejemplo:

Todas las decisiones que hacemos implican un análisis marginal, o sea una evaluación del costo de lo que vas a hacer en comparación al beneficio obtenido con el resultado (el mismo proceso en la compra de cualquier bien).  Por ejemplo, respiramos porque el beneficio del oxígeno para el cuerpo vale el esfuerzo de la acción de respirar (una muy buena decisión). Para el éxito de éste sistema, es necesario que la persona tenga nociones correctas del costo y el beneficio (nos sentimos decepcionados si pasamos yendo al gym como por 3 meses y el encule ni siquiera te tira un ola ke ase). Esto causa que el factor de la deshonestidad sea el responsable de muchas malas decisiones, que bien pueden ser un ride ‘‘aquí cerquita’’ yendo a parar al gancho de camino de Sabana Grande, o que te pinten pajaritos en el aire.

Cuando eso pasa, quedás catalogado como un factor de riesgo en cualquier decisión que implique tu participación, por lo que se reduce el número y tipo de interacciones que la gente está dispuesta a realizar con vos. Por el otro lado, inspirar confianza y respeto reduce el margen de error en la ecuación, ya que la gente resuelve más fácilmente decisiones complicadas que te impliquen, como darte responsabilidades.  Podríamos pensar, ”¿De qué sirve ser honesto cuando no tengo tanto valor?”. Lo mismo pensaba DiCaprio en ”Atrápame Si Puedes”, pero aunque tengamos menos capacidades/valor que otras personas a la hora de considerarnos como opción para una interacción, la honestidad (bajo riesgo) impera sobre la desconfianza estándar que le tenemos a las personas.

 

#NoMeVoyEnTapas

Anuncios