Hora de Aventura como una solución a la disgregación mental

por zerimarzo

Aprovecho el final del por qué ”Ohm y Glob” para amarrar ahí un análisis de Hora de Aventura que se me antojaba desde hace rato. Glob, o más bien Grob Gob Glob Grod, es una deidad prismática de cuatro caras que se involucra esporádicamente en las fantásticas aventuras de un pre-puberto con pelo exepcionalmente hermoso y su perro mágico con monokerofilia.

Casa de Finn y Jake

”Si existiera algo que quisiéramos cambiar en el niño, deberíamos primeramente examinar y ver si no hay algo que podría ser mejor para cambiar en nosotros mismos.”                                                                                                                    C.G.Jung

¿A quién le gustan los lunes? Los domingos engañosamente te hacen pensar que es fin de semana, término que muchos de nosotros vinculamos con hacer extensivas investigaciones sobre temas de nuestro interés hasta horas avanzadas de la noche; lo que causa que no estemos tan eficientes para el inicio de semana. Lo rico es que sé que al final del día yo puedo sentarme en mi cama, comer gallo pinto con queso y limonada, y sumergirme en una complejamente rica realidad de aparente incoherencia.

Muchas veces he escuchado que los muñequitos ”de ahora” como hora de aventura arruinan la mente de los niños por su contenido irreal, incoherente o simplemente ”raro”; pero ¿Es realmente un mal para ellos? Desde pequeños, la sociedad nos viene imponiendo ex- e implícitamente moldes. Moldes de idioma, género, interacciones sociales, valores, religión, amor, planes de vida, deposición de excrementos, etc. De modo que todo lo que esté fuera de esa órbita nos resulta incómodo. Esta rigidez mental es una de las peores trampas de la mente, ya que impide considerar objetivamente toda postura, tanto la ajena como la propia. Al rededor de los 1800s, la milenaria enfermedad se (re)encontró con el materialismo. Aunque no condeno a la corriente y conozco ejemplos de gente que encuentra la felicidad en ese pensamiento; el problema está en que muchas personas se quedan con el paquete básico de la ideología y esa realidad insoportablemente rígida, simple y predecible se ve agravada por la inmensa angustia de una existencia sin sentido. Esto puede llevar a la persona a tal grado de disgregación de lo que se ansía creer/ser y lo que uno cree y es, que puede ser la causa de una neurosis.

Con esto en mente: ¿Qué tipo de educación necesitan nuestras mentes? Necesitamos que nos den herramientas para digerir el conocimiento y usarlo para ir construyendo nuestra visión de las cosas, no bloques sólidos para construir una prisión ideológica. Necesitamos locura, colores, romper esquemas y lupas y telescopios para ver todo de todos los ángulos. Necesitamos hasta entretenimiento que estimule nuestra imaginación y que nos enseñe a ser tan libres pensadores como sea posible. Personalmente, puedo decir que el programa me ha hecho alejar mis aún más mis pensamientos de la órbita de ”la caja” y me ha propiciado temas interesantes de reflexión en temas como moral, religión y amistad; y lo bonito es que los episodios están estructurados de tal manera que los hace aptos, útiles y atractivos para diferentes públicos.

En conclusión, vean cosas ”tripeadas”, investiguen sobre hierofantes y cuerpos celestes, huélanse el sobaco de vez en cuando y todo lo demás que crean necesario para su salud mental que cuidado les explota la cabeza.

Sin más que agregar, aquí algunos episodios:

Me gustan los Lunes.

 

 

Anuncios